DINAMARCA

Este fin de semana, la cadena británica BBC ha emitido un reportaje acerca de un estudio científico que califica a Dinamarca como el país más feliz del mundo. El reportaje muestra como de acuerdo a la genética, los daneses son menos proclives a padecer enfermedades relacionadas con la depresión. Existe una parte importante de las escuelas psicológicas que entienden que el código genético influye de manera crucial en el comportamiento diferencial de unos países con otros, precisamente es la escuela británica con Francis Galton y Hans Jurgen Eysenck a la cabeza, la que con más ahínco defendía esta hipótesis. También no es menos cierto que efectivamente la ciencia ha establecido una correlación alta entre la herencia genética y el desarrollo de la depresión.  Ahora bien, ¿en la felicidad de los daneses de verdad tiene tanto peso la genética?.

Este país nórdico tiene una de las cargas fiscales más altas del mundo, al tener sus habitantes que pagar en impuestos aproximadamente el 46 % de sus ingresos. También se encuentra entre los cinco países más caros, lo que por otra parte también obliga a que los sueldos sean lo suficientemente altos. A todo ello hay que sumar el clima que es particularmente frío en invierno y algo más suave en verano. Tampoco es un país que se haya librado de los grandes desastres de la guerra llegando a ser ocupado por los nazis en 1940, durante cuya ocupación por cierto lograron salvar a la mayoría de su población judía a través del mar báltico. Con todo ello tendríamos muy buenas razones para pensar que los daneses deberían tener un estado de ánimo serio y taciturno, sobretodo de acuerdo a los que señalan que una presión fiscal alta oprime a los ciudadanos impidiéndoles ser felices . Pero las estadísticas muestras precisamente lo contrario.

Uno de los aspectos psicológicos más marcado de los daneses es la confianza en los demás, y en consecuencia en sus dirigentes. Dinamarca es uno de los países con menos corrupción del planeta y con una valoración más alta de sus políticos por parte de los ciudadanos. La confianza en los demás es un signo de una sociedad desarrollada y madura, lo que por otra parte incrementa la autoestima de sus individuos, que encuentran el espacio adecuado para desarrollar sus aptitudes. Las estadísticas muestran que este pequeño país tiene tasas de desempleo bajísimas y un número muy alto de estudiantes con sus ciclos de formación terminados. Son grandes amantes del deporte sobretodo de la bicicleta, están orgullosos de su historia, de su bandera y de su cultura y cuidan con esmero su medio ambiente. Respecto a la religión son tolerantes, y pese a que muchos daneses no son creyentes consideran que la Iglesia transmite valores muy importantes para la sociedad, la cultura y la persona.

La confianza en los demás es clave para construir un espacio donde la gente disfrute de una convivencia ordenada, pero no lo es menos la confianza en uno mismo. Cuando los demás depositan su confianza en nosotros, estamos recibiendo una de las muestras de estima más importante que una persona puede recibir. Cuidar y mantener la confianza de los demás es necesario para vivir en armonía con nuestro entorno, y mantener y cuidar nuestra confianza en nosotros mismos es vital para sentir el equilibrio que tanto necesitamos en nuestra vida privada.IMG_20150522_214009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s