RESISTENCIA

A finales de los años 50, el gobierno franquista llevó a cabo en España un plan para construir viviendas económicas que pudieran absorber el importante volumen de población del interior que fluía hacia las ciudades más industrializadas. Aquellos barrios consistían en grupos de bloques construidos con calidades bajas o medias, diseñados para que existiera una gran interacción entre sus vecinos, con locales en las plantas bajas para abrir negocios y zonas peatonales con mucho arbolado. Estos barrios aún perviven y hoy en día constituyen zonas con precios de venta y alquileres baratos, muy apreciados por personas inmigrantes o con presupuestos bajos. Muchos de sus vecinos son personas mayores que residen allí toda la vida y que curiosamente han logrado un alto grado de convivencia e integración con los nuevos residentes, muchos de ellos de zonas tan lejanas como África, China o Sudamérica. No obstante estos barrios obreros soportan importantes bolsas de paro, pobreza, drogadicción, marginalidad y delincuencia. Para sus residentes, personas humildes que buscan mejorar sus calidades de vida a través del trabajo, el ahorro y la vida sencilla, poder vivir felizmente entre tanta falta de oportunidades y tantos prejuicios, cada vez se les hace  un poco más difícil que al resto de la gente.

Nuestra sociedad se haya sometida a los dictámenes de los mercados, del beneficio económico, de las tenencias materiales y del consumismo. Yo soy lo que puedo comprar, lo que puedo tener y lo que puedo disfrutar. Todo esto genera una gran frustración en la gente sin recursos, una gran rabia ante la imposibilidad de satisfacer las demandas que se imponen y que muchas veces dicha frustración termina explotando de la forma más violenta y cruel. Pese a todo algunas veces y de repente, en medio de todo este huracán de necesidades que nos obligan a tener surge la resistencia de la gente humilde a dejarse llevar por ellas y aparece la creatividad. Los valores de las personas que se niegan a caer en el desánimo y se levantan cada día para hacer valer lo que de verdad les importa, como la nostalgia de las calles de su niñez, las amistades de toda la vida, el sentimiento de pertenencia a un barrio y a una comunidad o el recuerdo del hogar de sus antepasados.

La Creatividad y el Arte nacen cómo una válvula de escape que busca entre tantas limitaciones y carencias materiales desarrollar nuestra personalidad y ayudarnos a crecer como personas, enriqueciéndonos y haciéndonos parte de algo que nos ayude a sentirnos mejores. Es la negativa a que los valores del tanto tengo tanto valgo nos descalifiquen, nos rebajen, nos estigmaticen o nos opriman. Es la resistencia contra la pobreza devoradora que nos permita superarla y mantener viva la esperanza de un futuro mejor sin dejar de sentir el orgullo por el pasado.

Por todo ello cuando paseas por el barrio de la Esperanza de Valencia, y en medio de sus calles observas que algún desconocido ha compuesto tres murales representando a tres bellezas, uno se da cuenta que aún quedan  personas que se niegan a rendirse y que han decidido luchar por su barrio, por su gente y por los sueños de tantos vecinos que sigue trabajando para alcanzar todo lo que algunos les niegan, que no es otra cosa que poder aspirar a algo mejor en sus vidas que les hagan sentirse  más libres y más grandes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s